Deja que Dios cambie tu rostro – Caminando con Jesús

Te has puesto a pensar de cómo reflejamos en nuestro rostro las experiencias de nuestra vida. Cuando estamos enojados, nuestro rostro cambia; cuando estamos tristes, nuestro rostro cambia. Deja que el Señor cambie tu semblante


Commentarios

commentarios

Quizá también te interese